Vivo sin respirar, respiro sin vivir

Vivo sin vivir.
Noto mi corazón,
late fuerte,
late rápido,
pero no vivo.
Duermo como respiro: por necesidad.
Duermo como cada día: aterrada.
Y yo vivo,
pero esta
no es
mi vida.
Y yo vivo,
pero con miedo
a tener
que terminar.

Respiro sin respirar.
Puedo ver el cristal,
está empañado,
está húmedo,
pero no respiro.
Me asfixio en libertad.
Me aterra cada día despertar.
Y yo respiro,
pero no
me llena
el aire.
Y yo respiro,
pero solo
hay agua tibia
en mis pulmones.

Entonces,
pellizco mis mejillas.
Sé que es real.
Noto mi corazón,
puedo respirar y
estoy viva.
Pero sigo con miedo.
Quizá sea el último
día que viva con miedo.
Quizá lo siguiente
es morir con seguridad.

Y el último día
es hoy,
porque mañana
puede que no humedezca el cristal,
puede que no lata con fuerza.
Y el último día
es hoy,
porque mañana
puede que todos conozcan la verdad,
puede que no sepan que viví
sin vivir
y que lloré
sin llorar.

De todo,
sin embargo,
lo que más temo,
es que al ir
no sepa volver,
que a quien quise
no entienda el por qué
ni si realmente fue.

Ya lo siento de antemano.
Si  el amor
que tuve fue truncado.
Si la familia
sintió que no estuve a su lado.
Ya lo siento de antemano.
Cómo sospechar
que el último día
es hoy.
Cómo valorar
que no tendré más
que hoy.

Mi mente sigue temblando,
mi cuerpo pensando.
Noto como desaparecen:
primero mi alma,
los latidos,
mi respiración

large (1)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s